“Aerodinámicamente, el abejorro no debería ser capaz de volar, pero el abejorro no lo sabe por lo que vuela de todos modos”. Mary Kay Ash

Escuchando un podcast de Raimon Samsó sobre su libro El código del dinero: conquista tu libertad financiera escuche algo que despertó mi interés por la forma en la que la planteaba y me inspiró a escribir este artículo.

En este  podcast decía que las personas tenemos que generar activos en nuestras vidas si queremos obtener fuentes de ingresos. Hasta aquí creo que es algo que todos sabemos y por este motivo muchas personas invierten para adquirirlos.

Para aquellos que no sepan qué es un activo, un activo es algo que es de tu propiedad y te da un rendimiento económico. Y justo en este punto, Raimon Samsó, planteó la siguiente pregunta:

¿Un empleo por cuenta ajena puede considerarse un activo? 

NO, porque no es tuyo y en consecuencia la fuente de ingresos tampoco lo es además de tener una fecha de caducidad en el tiempo.

¿Emprender es un activo?

SI,  puesto que tienes una actividad económica que es tuya y una fuente de ingresos que también lo es. Además, emprender te da la oportunidad de que puedas crear una fuente de ingresos escalable y reproducible en el tiempo transformándose en una renta infinita creciente.

Por tanto ¿Emprender es el camino hacia el éxito? La respuesta es:

  • Si al éxito profesional.
  • Si al éxito financiero.
  • Si al éxito espiritual.

Dicho así suena genial y hasta parece fácil ¿verdad? Pero seguramente todos tenemos a nuestro alrededor casos reales de personas cercanas que o bien han logrado crear sus propias fuentes de ingresos así como otros que lo intentaron y no lo lograron.

La realidad es que muchos emprendedores que se lanzan buscando crear un proyecto de vida satisfactorio lo hacen jugando con unas reglas que a día de hoy ya no sirven en esta nueva realidad que estamos viviendo.

Seguramente has escuchado afirmaciones como estas: «Si quieres emprender lo primero que tienes que hacer es crear un plan de negocio, una vez que comiences a ganar tienes que plantearte crecer  y dedicarle muchas horas para lograr tener éxito.»

Muchas de estas afirmaciones sobre el éxito en el emprendimiento, con las nuevas tecnologías y los nuevos escenarios que se están abriendo, se han transformado en mitos.

  • Un plan de negocios no es pre requisito para que un negocio funcione y por tanto no es garantía de éxito.

El papel lo soporta todo y nadie tiene una bola de cristal delante a la hora de desarrollar su plan de negocio para que eso que está plasmando sea lo que va a ocurrir cuando se lance a jugar en el mercado.

  • Si no quieres que tu negocio crezca no tienes porque hacerlo.

Pero si es necesario que automatices tus procesos para no pasar de ser emprendedor a esclavo de tu empresa.

  • No eres más productivo por dedicarle más horas al día a tu negocio.

La función de tu negocio es darte y no robarte calidad de vida.

No es necesario saber hacer algo para ser capaz de hacerlo. Aprendimos a caminar, a correr, a ir en bicicleta y a jugar a la pelota. Clic para tuitear

A emprender se aprende emprendiendo, al igual que aprendiste a caminar, a montar en bicicleta, cocinar… Y es muy importante que, si quieres emprender o ya lo estás haciendo, tengas muy en cuenta y te pongas seriamente a ello con los siguientes pasos:

  1. Leer muchos libros sobre management, negocios y emprendimiento. Los grandes líderes recomiendan leer un libro por semana para que dentro de un año tu mentalidad haya cambiado.
  2. Modelar a alguien que ya haya logrado lo que tú quieres conseguir.
  3. Tener un mentor, coach. Una persona que te acompañe y te desafíe en este camino.
  4. Pertenecer a un grupo Master Mind, donde te relacionaras con personas que como tú y como yo estamos continuamente aprendiendo a emprender.
  5. Aprender e integrar conocimientos, hábitos y habilidades sobre Educación Financiera. 
  6. Haz de la Filosofía Kaizen la filosofía de tu vida.

Los mercados están cambiando continuamente y revolucionando los modelos de negocio que conocíamos, la tecnología avanza rápidamente generando nuevas oportunidades de negocio y el número de emprendedores aumenta lo que quiere decir, y esto es importante que lo tengas en cuenta, que es muy recomendable que tu modelo de negocio sea flexible para generar cambios y que continuamente estés reinventándote.

Uno de los datos que me llamaron también mucho la atención del podcast de Raimon Samsó es que «una persona tiene que reinventarse cada 6 meses porque cada año ya es tarde y esto le va a suponer tener que dejar cosas que ahora mismo son rentables ya que seguro que dentro de un año dejaran de serlo. Por eso, es importante que cuando van bien planifiquen el siguiente cambio porque cuando no van bien aparece la urgencia, la falta de dinero y el endeudamiento y desde ese estado es más difícil».

Recibe contenido exclusivo suscribiéndote a nuestra lista de correo y únete a la Comunidad de Mi Colmena.

Y si te quedan dudas o quieres hacer cualquier comentario, conocer más sobre eventos y talleres recuerda que me puedes contactar a través de :

descarga

Sara Segura

Trainer experta en comunicación y habilidades sociales. Consultora atención al cliente y procesos de venta. Formadora de habilidades personales (Coaching, Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüstica). Instructora certificada de Firewalking y Formación de Alto Impacto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *