Qué es

Mindfulness es una palabra inglesa que no tiene una traducción exacta al castellano. El término inglés viene a ser la traducción del término Satti, del idioma Pali, usado en los primeros textos budistas. En español, se traduce como “Atención Plena”.mindfulness

Una de las definiciones más conocidas es la de Jon Kabat-Zinn, que afirma que mindfulness significa “prestar atención de una manera especial: intencionadamente, en el momento presente y sin juzgar, con aceptación radical de la realidad”.

Con mindfulness entrenamos la atención, qué atendemos y cómo atendemos.

De hecho, lo que conforma nuestra vida es aquello que atendemos, mientras que nuestra calidad de vida viene determinada por cómo atendemos las situaciones, cosas y personas que forman parte de ella.

 

 

Beneficios de la práctica del Mindfulness

La atención plena permite desarrollar una mayor conciencia, claridad y aceptación de la realidad del momento presente.

Nos despierta para que podamos darnos cuenta de que nuestra vida se despliega sólo en momentos. Si durante la mayoría de estos momentos, no estamos plenamente presentes, es posible que nos perdamos lo que es realmente valioso en nuestra vida, que no nos demos cuenta de la riqueza y la profundidad de nuestras posibilidades de crecimiento y transformación.

La mayoría de las veces nuestras acciones y comportamientos son mecánicos e inconscientes, motivados por temores e inseguridades profundamente arraigados en nosotros. Si no nos ocupamos de ellos, con el tiempo tienden a exacerbarse y dejarnos con una sensación de estancamiento y desconexión, y así acabar perdiendo la confianza en nuestra capacidad de redirigir nuestras energías para la consecución de una mayor satisfacción y felicidad, incluso una mayor salud.

 Entre los beneficios de esta práctica, confirmados por múltiples estudios científicos, se encuentran los siguientes:

  • Desarrollo de habilidades para reducir el estrés y la ansiedad (calmar la mente).
  • Tranquilidad y confianza en nosotros mismos.
  • Aceptar de manera incondicional a uno mismo y a los demás.
  • Detectar, tranquilizar y regular nuestras emociones.
  • Mayor habilidad para la relajación.
  • Mejora de la atención y la concentración.
  • Mayor capacidad de tolerancia al dolor y a la frustración.
  • Mayor motivación para cambios de actitud o estilo de vida.
  • Mejora las relaciones y conexión con uno mismo, con los demás y con el entorno.
  • Mayor nivel de entusiasmo y alegría.
  • Mejora la respuesta inmunológica y el funcionamiento del sistema nervioso.
  • Se producen cambios positivos en la estructura cerebral.
  • Toma de conciencia de la relación entre cuerpo, mente y emociones.
  • Aumenta nuestra capacidad de perspectiva, ayudando a analizar de manera más objetiva y eficaz los problemas.
  • Desarrollo de un papel activo en la mejora de la salud y la calidad de vida.
  • Intensifica el disfrute de la música y ayuda a dormir mejor.

 

Objetivos del Mindfulness

Su objetivo primordial es tomar conciencia del funcionamiento de nuestra forma de pensar, sentir y actuar. Con la práctica, podemos cuestionar las creencias con las que hemos construido nuestro falso concepto de identidad y, como consecuencia, conectar con nuestra verdadera esencia, desde donde empezar a construir una vida más plena, con sentido.

Lo que podemos obtener de dicha práctica es “calmar la mente para ver con claridad”. Pasar de una mente que salta de un pensamiento a otro, sin orden ni control, a una mente centrada en el presente.

Mantenerse en “atención plena” es ir tomando conciencia de nuestra propia conciencia, es decir, no identificarnos con los contenidos de la conciencia. La mayoría de seres humanos vivimos identificados con los contenidos de la conciencia.

Con la práctica continuada vamos dándonos cuenta de que lo que permanece no son los contenidos, que cambian constantemente, sino la propia conciencia, que siempre se encuentra en la base de la experiencia.

Cuál es el resultado de la práctica continuada del Mindfulness

Gracias al mindfulness pasamos de reaccionar a responder, del pensar al sentir, del modo hacer al modo ser. La desatención nos lleva a reaccionar, la atención a responder.

Y tú, ¿Funcionas con el piloto automático, secuestrado por tus pensamientos? o disfrutas de la vida? ¿Vives o sobrevives?

La atención es una cualidad del ser humano que siempre ha estado ahí, pero la hemos perdido y ha de recuperarse, es un músculo, que requiere ENTRENAMIENTO.

La Atención Plena es fundamentalmente un concepto sencillo. Su poder reside en el hecho de practicarla y aplicarla.

 En los talleres de Mi Colmena, que se realizarán en fechas próximas, se llevarán a cabo meditaciones guiadas y dinámicas experienciales de conciencia corporal con el fin de comenzar a entrenar ese poderoso instrumento que es la atención. Se harán propuestas para llevar a cabo en el día a día.

Son talleres vivenciales, donde se da más importancia a la vivencia y a la práctica que a la teoría, construcciones teóricas y conceptuales.

Abordaremos temas concretos para facilitar un entrenamiento progresivo con el fin de incorporar la práctica a la vida cotidiana de los asistentes.

Autor:  José Escanez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies